Cómo crear un perfil en LinkedIn que atraiga a tus potenciales clientes

Photo by Greg Bulla

LinkedIn es, con diferencia, la mejor y más extensa red profesional que existe. Tiene más de 13 millones de perfiles sólo en España. Y una parte son profesionales o directivos de empresas que pueden ser clientes potenciales tuyos.

¿Has pensado en lo que eso supone? Poder conectar con una inmensa audiencia que, en muchos casos, necesitan tus servicios.

Pero, para mantener conversaciones con esos contactos, necesitas un perfil adecuado, que cree una excelente primera impresión a tus visitantes.

2.225 palabras llenas de consejos y trucos para que consigas un perfil «vendedor». ¡Vamos a ello!

¿Cuál es tu objetivo en esta red?

Existe una amplia variedad de motivos por los que puedes querer estar en LinkedIn:

  • Encontrar trabajo
  • Mantenerte en contacto con colegas o compañeros de profesión.
  • Estar informado sobre un sector o tema en concreto.
  • Buscar otros profesionales o empresas con los que colaborar.
  • Ofrecer tus servicios o los de su empresa
  • Ampliar tu red de contactos…

Tu perfil debe estar alineado con tu propósito. Si tu objetivo principal es conseguir nuevos clientes, necesitas que tu perfil sea lo más atractivo posible para tus clientes potenciales.

¡Importante!

Por defecto, cuando realizas alguna modificación en tu perfil, se informa a toda tu red. Para no saturarla con estos avisos, lo primero que debes hacer es anular estos avisos.

En el icono de modificación de tu perfil, haz clic en configuración y privacidad (debajo de Cuenta). En el menú de la izquierda, en la sección de visibilidad, selecciona «visibilidad de tu actividad en LinkedIn» y en el apartado de “comparte actualizaciones del perfil con tu red” cambia a NO.

Así evitarás que las sucesivas modificaciones se compartan con tus contactos. Si luego quieres compartir alguna modificación puntual, podrás cambiarlo en cualquier momento.

Una vez has realizado este cambio, ya puedes ponerte manos a la obra.

1.- Personaliza tu URL

Cada perfil de LinkedIn tiene asociada una URL, cómo si fuese una página web. Esta URL la puedes utilizar en tu firma de correo electrónico, folletos, publicaciones, etc. Por eso, debes tener una URL no demasiado larga, fácil de recordar, y que te represente.

Para modificarla, vete a «yo» / ver perfil / «edita tu perfil público» (arriba a la derecha) y luego «editar la URL personalizada» y pincha sobre el lápiz.

  • Elimina los números que aparecen al final.
  • Si tu nombre es muy largo, acórtalo.
  • Elimina también las tildes de tu nombre y no uses espacios, símbolos o caracteres especiales.
  • Si usas guiones, pon el guión medio, no el bajo, aunque yo recomiendo no usarlos.

También puedes poner tu actividad en lugar de tu nombre. Yo me llamo Javier Pérez y mi URL es “marketingparaasesorias” porque es mi actividad principal, y es más fácil que aparezca en las búsquedas.

Otra opción es combinar el nombre con la actividad, pero no lo alargues demasiado. “javiperezasesorfiscal” podría servir. En cambio «javiperezmarketingparaasesorias» ya es demasiado largo.

En la documentación de ayuda de LinkedIn, se indica que la URL puede tener hasta 30 caracteres. Puedes cambiarla hasta 5 veces en 6 meses. Pero ten en cuenta que cada vez que la modifiques, tus direcciones anteriores dejarán de ser válidas. Si alguien te busca por la URL anterior, no te encontrará. Tenlo en cuenta si ya lo tienes publicado fuera de LinkedIn.

2.- Utiliza una fotografía de calidad

La fotografía del perfil es imprescindible. Ni se te ocurra no ponerla. Tampoco coloques el logotipo de tu despacho o algo similar. No es el sitio para hacerlo. Estarás generando desconfianza en tus visitas.

Siempre que puedas, utiliza una de fotógrafo profesional. No uses recortes de fotos de vacaciones, con amigos o familia. Tampoco las que te hicieron para el DNI.

Debes aparecer solo tú, en un primer plano en el que aparezcan como mínimo los hombros, aunque es mejor si bajas un poco. Y sonríe, pero no demasiado, que no parezca forzada.

Como orientación, puedes utilizar esta aplicación para revisarla: https://www.snappr.com/photo-analyzer/

Tampoco te obsesiones con esa puntuación. Yo tengo 59/100 y es de fotógrafo profesional. Mi primera fotografía fue hecha con el móvil, frente a una pared blanca de casa y me puntuó 79. Eso sí, sonreía más. Es lo que más valora esta aplicación.

3.- Tu titular profesional

El titular es importante porque va a aparecer junto a tu imagen en los comentarios y publicaciones que realices. Es lo primero que va a leer cualquiera que visite tu perfil o incluso lea tus comentarios en otras publicaciones.

Tienes 120 caracteres. Úsalos para crear un titular atractivo a tus potenciales clientes.

«CEO de Pérez asesores» puede sonar muy bien, pero no dice nada. Mi consejo es que le dediques algo de tiempo a pensar un titular que defina quién es tu cliente, qué puedes hacer por él y alguna característica que te diferencia de tu competencia.

Una buena estructura para el titular puede ser «ayudo a (tus clientes) a que (el beneficio que le ofreces) haciendo (tu característica diferenciadora).»

Mi titular profesional podría ser algo así: Ayudo a asesores de empresa a conseguir más clientes sin pagar publicidad.

Otro ejemplo: «Ayudo a dueños de comercios digitales a mejorar sus ventas internacionales con una gestión documental eficaz.»

Intenta no utilizar el habitual «asesor fiscal /laboral /contable o abogado». Si lo haces, acompáñalo con tu especialidad. Abogado especializado en divorcios; gestión de conflictos societarios; asesor de emprendedores o especializado en ecommerce.

Se trata de ponérselo fácil a quién lea tu perfil, para que de un vistazo sepa identificar que haces y que le puedes aportar.

3.- La Imagen de cabecera o de fondo

LinkedIn te permite incluir otra imagen en tu perfil. Es la que aparece encima de tu foto y titular profesional. Y es un elemento importante para llamar la atención y distinguirse.

Por defecto aparece un fondo gris muy triste. ¡Dale vida a tu perfil!. Pon siempre una imagen relacionada con tu actividad.

Si has participado en eventos, dado conferencias o cursos puedes mostrarlo ahí. También puedes utilizar alguna con diseño asociado a tu web, o utilizarla para darle visibilidad a algo concreto (un libro, un evento, etc.). Aquí las posibilidades no tienen límite. Bueno si, el espacio disponible, que no lo puedes modificar.

Y si tu parte artística y creativa no luce demasiado, como me sucede a mí, puedes utilizar un fondo blanco con una frase que llame la atención. Es lo que tengo yo.

Una herramienta sencilla de utilizar para diseñar esta imagen es Canva (https://www.canva.com/), y tiene ya plantillas prediseñadas que te pueden servir de inspiración. Las medidas mínimas de esta imagen son 1584×396 píxeles

4.- Activa la opción de proveedor de servicios

Si te fijas en algunos perfiles, aparece un texto debajo del titular y los contactos, en el que indican que ofrece servicios de…

Efectivamente, LinkedIn ofrece esta posibilidad para destacar cuál es tu objetivo en la red. Pero este módulo del perfil no está habilitado por defecto en todas las cuentas.

Si lo tienes disponible, cuando estés modificando tu perfil, te aparecerá un desplegable debajo de tu nombre, titular y datos de contacto, con la leyenda “tengo interés en…”

Si no aparece, entonces tienes que solicitar que te lo activen. Para ello, debes buscar el grupo SMP y solicitar acceso al grupo.

En unos días ya te aparecerá y solo tendrás que completar los servicios que ofreces de las opciones que te va recomendando. Utiliza alguna de esas, ya que es más sencillo que te localicen en las búsquedas.

5.- El apartado «Acerca de»

Es el más complicado de rellenar, pero también es importante. Piensa que es lo que van a leer tus visitantes cuando tengan interés en ti.

Redacta este apartado como si fuese una página de venta de tus servicios.

Explica con qué tipo de cliente trabajas, qué servicios ofrece es y cuál es tu valor diferencial. Porque deberían de trabajar contigo y no con la competencia.

Céntrate en los beneficios que tu cliente potencial puede conseguir si decide trabajar contigo. No es lo mismo decir que eres “asesor fiscal contable y laboral” que “te ayudo a gestionar tu negocio evitando problemas con Hacienda y proporcionándote información útil para la marcha de tu negocio”.

¿Notas la diferencia? El trabajo que haces es el mismo que el de otros muchos asesores, pero al ponerte en la piel de tu cliente estás conectando con él, creando empatía y poniendo de manifiesto beneficios que a lo mejor no habían tenido en cuenta. ¿Qué empresario no busca tranquilidad o evitar problemas con Hacienda?

Puedes redactar el «acerca de» usando varias posibles estructuras. Te propongo una divida en 4 apartados:

– Comienza con una Introducción que complete tu titular profesional o que lo desarrolle.

Una alternativa es comenzar con alguna pregunta sobre algún problema de tus clientes (que luego tu puedas resolver)

¿Estás cansado de recibir notificaciones de la Agencia Tributaria?

¿Te sientes perdido en la gestión de tu negocio y necesitas información útil, pero no sabes cómo obtenerla de los balances que te envía tu asesor?

También puedes optar por algo más personal. Una historia profesional tuya o de alguno de tus clientes. Se trata de despertar el interés de tu audiencia y que quiera saber más.

– Continúa con un apartado que responda a la pregunta ¿cómo te puedo ayudar?.

Habla de tus servicios, pero intenta conectarlo con las necesidades de tus clientes. “Te acompaño en la gestión de tu negocio proporcionándote información útil para la toma de decisiones” es mejor que decir “elaboración de contabilidades”

– El tercer apartado debe responder a la pregunta ¿por qué conmigo? Habla de lo que te hace diferente a los demás. Tu valor diferencial.

“Te recojo las facturas en tu oficina para que no tengas que perder tiempo en desplazamientos”, “ tendrás la información contable siempre a tu disposición y actualizada” o “te preparo la documentación necesaria para que no tengas que pelearte con los bancos” son formas de explicar aquello que haces diferente a los demás.

Si puedes utiliza datos y cifras concretas. He ganado el 80% de los casos. Mis clientes no han tenido ni una sola revisión de sus cuentas en los últimos 2 años. O no han tenido que pagar ni una sanción.

– Termina con una llamada a la acción: Invita a que conecten contigo. Facilítale el trabajo a tu lector añadiendo cómo pueden contactarte.

Esta parte es la más complicada de todo el perfil. No te agobies por intentarlo redactar en un rato, o en un día. Reflexionar sobre nuestro propio negocio y fortalezas es complicado. Tómate tu tiempo. Yo suelo aconsejar que le preguntes a alguno de tus mejores clientes. Seguramente, si hay confianza, te dará buenos argumentos para incluirlos en este apartado.

6.- El apartado de «Destacados»

Lo que coloques en esta sección, va a aparecer siempre visible sin que se pierda en tu actividad. Tienes múltiples opciones. Puedes añadir enlaces a tu web, documentos, presentaciones, publicaciones que hayas hecho en Linkedin o en otras publicaciones. Etc.

Úsalo para destacar lo que consideres relevante. Si aún no tienes publicaciones de impacto en LinkedIn (con muchas visualizaciones o comentarios) puedes colocar un enlace a tu web, un folleto acerca de tus servicios y algún artículo de tu blog que consideres interesante.

7.- Palabras clave y hashtags

En LinkedIn también se realizan búsquedas, como si fuera Google. Pero además se utilizan los hashtag, igual que en otras redes sociales. Aunque aquí funcionan como una forma más organizada de localizar publicaciones.

Además tienen la ventaja de que te puedes hacer seguidor de algunos en concreto y los tendrás siempre más a mano.

Investiga qué palabras clave (y hashtag) te identifican y se utilizan en las búsquedas en LinkedIn.

Coloca las palabras claves identificadas a lo largo de todo tu perfil tanto en el extracto como en el titular. Y no olvides hacerlo en tu puesto actual. LinkedIn también lo tiene en cuenta.

Si te atreves, crea un hashtag propio que uses para tus publicaciones. Así cualquier usuario las podrá localizar con más facilidad.

Con las palabras clave no seas original. Se trata de averiguar y utilizar las palabras que tus potenciales clientes utilizan para buscar tus servicios. No las que tú quieres que usen.

Si utilizas Google Ads puedes utilizar las mismas palabras clave que en tus anuncios (siempre que ahí las estés utilizando bien). Si no es así, puedes recurrir a herramientas como Semrush o Moz. Aunque son de pago, Semrush tiene una parte gratuita que te puede ser muy útil.

También puedes buscar a tu competencia, y así podrás comprobar con qué palabras clave aparecen.

Con estos consejos ya tendrías un perfil preparado para atraer la atención e interesar a tus clientes potenciales. Pero si te has quedado con ganas de saber más…

Dos libros que te pueden ayudar (y mucho) a mejorar tu perfil

Te voy a recomendar dos libros que a mí me han ayudado mucho. Te aconsejo que conectes y sigas a ambos autores, ya que, cada uno a su manera, son unos auténticos expertos en esta red, y sus publicaciones son de enorme valor.

Los dos son mis mentores en esta aventura que es LinkedIn.

David Díaz Robisco y su libro Guía Burros Linkedin: Todo lo que necesitas saber para sacarle partido a esta red social

Jesús Hijas y su libro La magia de Linkedin: Reinventarse hacia el éxito profesional a través del buen uso de Linkedin.

Si combinas ambos puntos de vista, vas a conseguir buenos resultados, Te lo aseguro.

Y hasta aquí mis consejos sobre el perfil de LinkedIn. Seguiré escribiendo sobre esta estupenda red social, pero en otros post. Por ahora, te dejo tiempo para que vayas trabajando tu perfil.

Y si no dispones de tiempo o ganas de hacerlo tú mismo, pero quieres utilizar LinkedIn para conseguir clientes, envíame un correo a javi@javiperezd y hablamos de cómo te puedo ayudar.


Photo by Greg Bulla on Unsplash